The cleansing

Categories Uncategorized

El silencio y la muerte metafórica con la que reseteo como una máquina mi corazón. Corto ventrículos, los extraigo de mi mismo, con la esperanza de renacer cuando desaparezcan todas las ataduras podridas.
Me enfoco certero en una cosa, que no falla ni se burla de mi, mi misión, mi contribución en la vida requiere cada onza de mi, así que se la doy. Me deshago para poder hacer más. Borro las paredes que se ríen como cadáveres de lo que pudo ser, pero nunca será. Sin piedad sin mirar atrás, con la firme convicción de que esta vez si se respete la catársis construida de personas perdidas.
Es el ejercicio impune de la única forma de control que me queda.

No Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.