Se metió un murcielago a mi casa

Categories Uncategorized

Se metió un murcielago a mi casa, entró con el frío de la noche cuando intentaba distinguir árbol de oscuridad. Me gritó que tiene hambre agitándome el cabello y las manos, le dije que no era bienvenido con una sugerencia de  volar por frutas al mercado o por ratas a las alcantarilla cual sea que fuere su naturaleza digestiva, me respondió que la naturaleza de esta charla sería documental, que sus viseras no eran importantes y que yo tenía que reconocer que no se puede purgar el alma a palabrazos.
-Los murciélagos no entienden de torturas autoinfligidas ni de problemas de primer mundo, solo saben de comer frutas y morder vacas en la noche. Todos los roedores sabemos de usar los dientes para calmar nuestras ansias, sabemos de obsesiones y sabemos de ver a las personas por sus ventanas. Ok, ok bicho horrendo entonces creo que si nos vamos a entender, yo se de volar con alas negras sin ser visto, sé de absorber lo que no es mio y se de vivir de cabeza.
-Creo que lo mas conveniente es quemar esta casa, hacer una maleta con un mantel, ponerla en una escoba y salir de aquí, dejar ese sillón suave, dejar la pose cómoda y poner los pies en el aire.
¿Para que esperar?, mejor aviento todas mis cosas por la ventana, Pues haz eso, aja así, primero los cojines, los zapatos y jaja los calcetines también, ok wow no mas ropa esa la vas a necesitar, bien la tele, ¿tu computadora? valiente el humanito este,

volar volar sobre las cosas del humano que todo ha de caer, volar volar volar volar y luego mas volar

*sozollando* ya no tengo nada, mira mi cara, ¿habías visto, murciélago lava-cerebros una cara mas contraída de tristeza que la mía? ¿bebes lagrimas o tu gusto por líquidos humanos no va tan lejos? MIRAME muerto, vacié este cuarto, tiré el 3er piso al primero, ahora me toca a mi, *se para sobre la ventana* esto es perfecto, porque se que no me dejarás morir, tu puedes volar y me salvarás *un pie en el aire* y ahora ya está, ya estoy listo. El Murcielago en ese momento se lanza contra su cuello, y lo muerde aventándole de regreso a la casa, todo se oscurece.

En mis sueños, el murciélago me decía todas esas cosas y yo le dije todas esas cosas, y yo avente esas todas otras cosas y me mordió el hijo de su pinche murcielaga madre, y me ardió por meses, y en el momento sentí sus colmillos abrir mi piel, estirarla con las curvatura de sus colmillos, sentí cuando tocó mi vena como una inyección doble, y sentí que me faltaba el aire cuando empezó a succionar, sentí frío por dentro y la presión de la succión me preocupó, pensé que me iba a dejar todas las venas flojitas flojitas por abusar de ellas, y cuando esas sensaciones se volvieron dolor, entonces me desmayé.

Y le dije que sus dientes me dolían, y le dije que sus aleteos me molestaban y que su verme por la ventana me volvía loco pensando en como agradarle, le dije que era un murcielago y que sus mordidas le hacían cosas dolorosas al futuro de las personas, que si yo fuera su depredador natural me comería primero sus alitas succionándolas como si fueran de BBQ, y le pregunté que como esperaba que su belleza nocturna, peluda y animal fuera a tener otro efecto en mí que un instantáneo e irremediable amor, dios… creo que ya me empezó a afectar el veneno *se desvanece el sueño*

No Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.