Geese

Categories Uncategorized

Te das cuenta por el tamaño de la neblina el color de sus pasos.
Cruzan la calle al bosque y persiguen venados hasta las cascadas,
trepan como pretexto para sus manos y se casan con el sol quemando los arboles

No saben si nunca lo van a dejar
los llama un zumbido al verse hablar
los ciegan las prisas por ponerse a cantar
y saltan al suelo cubierto de un velo
Un velo de cenizas y polvo de mar
Corriendo a verse desnudos de nuevo

El brillo nunca nos va a dejar
El brillo nunca nos va a dejar
Aun cuando ya no suenen las alajitas
Bronceadas por vivir en la mar
La mar nuestra casa de cabañas bonitas
El brillo nunca nos va a dejar
El brillo nunca nos va a dejar
El brillo nunca nos va a dejar
Aun cuando tengamos mas pecas que hierba en las manitas

Deja tu corona
salta por la ventana
y tírate en el suelo para el cielo
Dieciseis mil dos cientos cincuenta y dos guardias nos dejarán ocultos

No Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.