Finesse and love

Categories aleagrafos

Tengo una debilidad por personajes sutiles y peligrosos, un lobo estepario cuyos movimientos mentales le permitieron asesinar su espíritu reconstruyendose a si mismo.
Un V cuya lengua legendaria leal a los labios de ley, le licenciaron locaciones a lugares ligeros de locuras locomocionando lastres laboriosos aunque no limosneros para licitar libros de lobos cuyas lenguas lascivas levantaron cual leviatanes al Lazaro lastimado librándolo de la luz lóbrega limitante.
Un Dr. Lecter de refinados gusto por los placeres mas caros, letal latente hasta un instante antes de la mordida, oh don’t be rude because i hate rude people, su filosofía resumida aun en el contexto de la frase que se vuelve irrelevante ante el poder puro de su mente.
Un Richard Dawkins cuyo implacable razonamiento destroza con los guantes de seda de la razón las particularidades de los que deciden dudar de sus ojos y escuchar a sus traseros.
Sus vicisitudes son bombas de precisión con objetivos tan pequeños en masa(pero gigantes en peso) que la historia que les rodea es una mera vanidad al estudiar su comportamiento, es pues relevante solo el análisis de sus construcciones mentales, cuya fineza va desde las casi imperceptibles tormentas neuronales hasta los movimientos humanos de liberación sin piedad contra la tiranía, todos anexables a la lista de los sabores mas finos en la cocina de las leyendas humanas.
Imposible pasar por alto para todo/a aquel que haya purgado sus necesidades de la brutalidad primitiva de la naturaleza humana. Para el que haya hecho con sus propias manos deseable la inspiración que mueve al pintor en su face azul a pintar labios rojos en sus retratos, la demanda de rebeldía apenas perceptible pero esencialmente una muestra de coraje puro contra los designios de nuestros instintos naturales y heredados por nuestra infancia.
El pasado se vuelve irrelevante, la construcción de una realidad superior lo es todo, las pruebas a esta son el placer máximo. Un castillo no es mas que un montón de toscas rocas si no le permite a sus dueños jugar libremente en su interior ante los embates de las barbaridades irracionales epicúricas que se permiten los enemigos que le asedian.

No Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.