El buho y el sol

Categories Uncategorized

El buho siempre quizo vivir de día pero el sol entraba a borbotones por sus enormes ojos quemándolos, lastimándolo, empujándolo lejos.
Hululaba cada amencer por la lejanía de su amor: el aire de la mañana. Cuando la desesperación le ganaba volaba hacía ella (para los buhos el sol es niña) pero la violenta luz lo cegaba haciéndolo chocar con los árboles y tirándolo al suelo para terminar refugiándose en un hueco bajo las hojas oscuras, lejos siempre lejos del imposiblemente seductor brillo del sol.

No Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.