Del idioma en este blog

Categories Uncategorized

No puedo estarte hablando a ti porque tu ya no escuchas susurros, tus gritos a los 4 vientos terminaron por destrozar tu voz sutil, tu oído sensible.
Desde la punta de un risco tu tormenta es una sola, flotan en ella una eternidad de copias de la misma cosa, desperdigándose frente a ti, desvaneciéndose con el sol de la tarde.
Aca donde yo vivo hablamos otro idioma, uno que tu hace mucho has olvidado ya, uno de cosas no dichas, de aires ligeramente perfumados, apenas reconocibles, de bichos pequeños y brillantes que solo se ven en la noche, otra lengua, otros tiempos.
Mis reticencias hayan un eco más puro en otros fantasmas, algunos hechos de insensata imaginación que suspira; otros de polvo que se mete a las narices para dominarte por dentro, apariciones que siempre tienen mi atención cuando deciden hablar.

No Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.