De cuando se está sin estar

Categories aleagrafos

Ha venido a mi, que el estar inmaculado y vivir anonadado por la inocencia es un placer de tres cuartos nunca completados, con un climax que se corta al leer los detallitos de los objetos divinos que iluminan los ojos del alma.
Si supiera el estadío perfecto para ser, tendría que forzosamente definirlo en términos que causen regresiones sintomáticas de una realidad nebulosa que solo existe para contrariar la realidad dura del caminar sobre pedregales afilados por la tormenta, que esto solo pasa cuando no es un cuerpo de agua enfurecido el que define el paisaje sino una explosión en una cristalería.
Entre estas dos visiones, la del querubín primero y la del prometeo que entregó su corazón a los hombres existe la grisasea monotonía que brota cuando se camina solo de un lado a otro, el resto del tiempo son variaciones de los jugos que el cerebro calladamente expulsa a la menor provocación.

No Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.