Como crear una revolucion

Categories Uncategorized

Demitificando a los agentes de cambio

Si quieres que algo cambie, repitelo, hazlo una y otra vez, vuelvelo un credo, dale un alma de piedra y veneralo como tal.

Mientras un grupo de personas ame mas a una idea, otro grupo mas la odiará.

No pelees con ello, el momento aun no ha llegado, no le quites fuerza a su crecimiento, reconoce que todo nace crece y muere, si le quitas la comida crecerá mas lentamente y morirá en un futuro mas lejano.

Es mas fácil cambiar el curso de un rio alimentando su propia fuerza que luchando con ella.

El tiempo es la cuarta dimensión que los conceptos occidentales necesitan, tienen un positivo, tienen un negativo y todo eso forma una superficie conceptual. La tercera dimensión de la que no se habla explícitamente en los diccionarios, es la democracia de lo que es.

Primero eres de una forma, después te vuelves otra, luchando contra las masas, y al final en la vejez, dejarás de ser.

Reconoce la masa crítica de cambio, el punto mas alto en la curva de la vida de una idea, entonces lucha por su caída con tanta intensidad como luchaste por su levantamiento.

El verdadero revolucionario tiene alma de conservador en un tiempo y liberal en otro.

El revolucionario perfecto sabe cuando ha llegado ese tiempo.

Las plumas mas efectivas

Siendo yo un pacifista no hablaré de las armas.

Las palabras mas faciles de decir son las que proclaman absolutos, si o no y nunca si/no, porque:

“El que habla tibio, es un pensador mediocre, y lo que hace nunca cambia nada”

Es la premisa de los historiadores al anotar las causas del cambio, nunca se habla de la influencia del crecimiento de una flor en la caida de un imperio. La palabra clave es nunca, y la falacia en este parrafo es el uso de lo que se critíca.

Los tonos diferentes tonos grises son dificiles de distinguir uno de otro, el blanco y el negro son claros siempre.

Conclusión

  • Alimenta al puerco, háblale bonito, para que este gordo y feliz.
  • Pasa hambre mientras lo haces.
  • Mátalo cuando ya no pueda caminar y la complacencia lo haya hecho debil para pelear.
  • Invita a todo mundo a la cena.
  • No comas nada mientras sucede.
  • Regaña a todos por abusar del puerco.
  • Busca otro puerco que aliementar.

No Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.