Chimenea

Categories Uncategorized

Estando en la punta de la chimenea, caí, caí por dentro de ella golpeándome en las paredes, pensando que hacer, abrir manos y piernas, atorarme poco a poco disminuir mi velocidad, hasta parar en 4 con las paredes de la chimenea, no pudiendo subir de nuevo, bajé, hasta llegar al cubo de la chimenea, con sus cuatro paredes de hierro forjado, su puerta trabada por el hollín de años, grité y grité, a veces creía oír personas afuera y golpeaba con furia esperando ser oído, pero el silencio siempre regresaba.
El polvo no me deja respirar, mis pulmones están tapados, lentamente pierdo el conocimiento, dejo de sentir, me acuerdo de mi encendedor, antes de morir ahogándome lentamente, arderé.

No Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.