92

Categories Uncategorized

Creo que ya estoy listo para vengar esos pesares, ya se que la justicia humana sirve a los iracundos con la lengua en llamas por sobre los que se rindieron a la tortura de rezos a la esperanza malintencionada, lo que hay que gritar es el ánimo que inspira este caos.
El porque
La columna ígnea será usada de nuevo sobre los que persiguen al que busca liberarse, y esta vez los mares aplastando el pecado serán insuficientes para detener la reivindicación natural que impondré sobre su infinita sabiduría, que ha cometido el error de no poner en mis manos lo que de ellas es, ha ignorado el momento de los reclamos vomitados en mis oraciones, pero he de abrir el baúl del mago gitano estafador de teatros infantiles y boca profana profesional, liberando todos los conejos y las maquinaciones que construyen sus ilusiones.
Es el deber de un amante de natura cumplir sus caprichos, balancear las jerarquías donde sea que estas se depositen, con el vicio o virtud con que se hayan formado abusando o no de una licencia demasiado larga para aparcar los bienes que caen de los pocos frutales restantes en estos días grises y desconectados, traer el verde a este otoño artificial.
Recuperar lo que es mio no es lo que pudiera parecer un exceso del deseo de propiedad, es con exactitud inexpugnable el uso de una herramienta para esculpir las esquinas formadas de iniquidades  que han sido gitanamente declaradas producto del destino, como si el padre destino fuera capaz de tomar una decisión a la que le falta sabiduría. Esta clara falta a la verdad ha sido brutalmente aprovechada por un respirar extranjero que me desafía con cada inhalación.
Sería dañino para nosotros y los que amamos el siquiera considerár dejar vivar a las langosta que van destruyendo campos de flores y la felicidad de las almas purificadas por el campo solo porque estas nacieron con alas, patas y pinzas para comer.
El como
Esta labor de desinfección debe realizarse en las condiciones mas estériles posibles, como un terreno salado por el infortunio seca todas la semillas que caen sobre sus surcos, así el terreno del que busca retribución debe permanecer plano sin crecimientos que dificulten la vista, sin brotes que puedan hacer tropezar la labor, un horizonte liso en el invierno inhumanamente cortado por la incapacidad de aceptar las últimas páginas de un calendario que dejo de pertenecerse a los personajes el día que lo marcaron con hojas arrancadas y que ninguna cantidad de días de gloria pasada logrará limar las marcas en sus propios espíritus, es ahí donde entran mis intenciones.
Que no haya confusión alguna, el cielo está lleno de malas intenciones que forman juntas la firma sobre el pergamino real que demanda que le sea devuelto al mundo la belleza perdida cuando la aventura de la humanidad fue preferida a la conservación del orden divino encarnado en la luz de ese rostro.

No Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.