62 v2.0

Categories aleagrafos

La escencia de la desesperación es líquida, es de aceite, el alcohol la vuelve el perfume de los moribundos, que con artes oscuras destila uno y otro pecho al poseer la punta de un perfil afilado por el hambre de aire que le llene los pulmones de estrellas a punto de reventar en las narices. Siendo bendita la almohada firme que huele a rosas y a vida ajena, la de los musculos relajados a llantos dados por abrazos con bocas abusivas es cuando anoto le debo a la muerte cuando llegada mi hora sea la envidia del amor de bocas humanas la que colme el vaso de su guadaña.

No Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.