Categories Uncategorized

Me encontré estos que escribí un día que si estaba inspirado:

70
Alegría, mexicanidad, oscuridad de colores, neones coordinados, ritmicas caidas cálidas con himnos de focos de colores en la iglesia esquina con olanes de papel contado.

71
Salió de un inglu alto y humeante decía que el coro de las voces acuáticas molestaba lentamente los rios manchados de rocío polvoso. Nosotros le creímos cuando se le empezaron a caer los desarmables tintineando en el suelo blanco, brillaban los pequeños cratersitos y los oiamos decir su primera voz nativa nos convencían las rupturas en la noche que en verdad la suavidad de la inconsciencia podría dañarnos los timpanos. Te creemos, mujer.

No Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.