Categories Uncategorized

“Las confesiones nunca son exhaustivas, nunca completas. En los edificios del lenguaje siempre hay pasillos sin luz, escaleras imprevistas, sótanos escondidos detrás de puertas cerradas cuyas llaves se pierden en los bolsillos agujereados del único dueño, el soberano rey de los significados.”

Fragmento de Nadie me verá llorar –  Cristina Rivera Garza

No Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.