31

Categories aleagrafos

Deje de creer que yo era el tu, en los you’s de tus holas como hace años, me ponía las palabras en la frente y les daba vuelta, y si eran de un color odioso o de otro ambiguamente mezclado igual me hacían apretar todos los musculos de la violencia por semanas enteras en mis trotes en las muchas carreteras por las que ahora no puedo pasar sin dedicar algunas risas internas al yo pasado, como si fuera otro del que me estuviera burlando y no fueran tus tu los que giraban alrededor de este mi planeta-pues no lo eran.
Ahora veo esas pruebas y rio ante mi desfachates al permitirme creerme yo como el tus. Una gran burla a la unicidad de objetivos es esa olimpiada de citas muertas.
Ya no puedo creer en ningún complemento del sujeto o ningún pronombre que lea sin considerarlo una marca mas con multiples posibles dirección puesta en el mapa que habita en tu avión de baron rojo romántico.
Si quiera el llegar a ver como una remota posibilidad el que sea factible que yo sea ese you me irrita todo el tracto digestivo. Siendo el mejor pepto bismol la notable manera en que la aleatoriedad define esa segunda persona del singular, como el que una mariposa alete en Hong Kong y en NY alguien pierda un segundo de atención al pasar su único para en cambio ver a su uno mas.
Es pues mi frase favorita “un ejercicio de futilidad” el ponerle acento al evento en el que el chaos juega contigo como dios griego aburrido, faltandole al respeto al definidor internacional de naranjas completas.
La alternativa mas confiable se vuelve el analásis científico que le permite al jugador separarse de la maqueta para crecer mas alla de los intentos que tienen los modelos de carton de jugar a la vida real.
Volviendo al primer párrafo es pues una maqueta de palabras con flechas al grupo que debería ser un individuo si esa maqueta habría, algún día y como dice el cuento, “volverse un niño de verdad”.
Palabras de madera producto de demasiados árboles, yo no soy botánico ni quiero serlo en un mundo donde un solo tipo de pasto me es justo y necesario, en contraposición a los hippies abraza árboles que tienen durante toda su vida docenas de “solo este”s troncos tallados con las uñas sangrantes, reconstruyo entonces mis manos reclamo mis uñas y me preparo para casi acariciar suavemente(con ambas manos enteras) la campiña italiana que tendrá por fuerza que vivir en el único nivel incorruptible: la cueva de platón.

No Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.