110

Categories Uncategorized

Una sonrisa radiante llena de ti le ahorca los dolores
le estallan los vacios, le duelen le aprietan los ojos blancos de ternura
los rodillas en algodón frio lo avergüenzan
se le cierran las cortinas de los cabellos como pidiendo perdón por usurparte el rostro con la mirada

Ahora es foráneo a su propio cuerpo
se le resbalan los brazos como agua sobre corteza negra
bajo las regaderas que se apropian las hojas de tu gracia
para sembrar en las raíces muertas los calores que aun te pertenecen
para no volver a la costumbre de los suspiros rotos entre la sombras de las olas
para no entregarse a las notas tristes de los músicos castigados

No Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.