106

Categories Uncategorized

Les dijeron que leer un libro era saltar a la aventura. La cubierta de serpientes negras entrelazadas como cerrojo para las páginas de un libro rojo no los detuvo.
Les llevó a un lugar oscuro, les dejó inquietos por dentro llenos de dudas sobre su familia, sobre su corazón y su vida, era como si el estar afuera de si mismos fuera peligroso, como si el único lugar seguro fuera una esquina en el silencio de su interior. La voz de otras personas les irritaba, el hablar les irritaba, porque las palabras ofendían la negra paz que les daban sus pensamientos de odio. Con los ojos fríos y duros pensaban en el libro del cerrojo de serpientes, y pensaban en ellos mismos y pensaban en el espacio cayendo sobre el cielo a la tierra como niebla negra cubriéndolo todo, vacío de estrellas bañándolo todo con la pureza de la ceguera universal.
Convivieron por la inercia de la memoria muscular hasta que encontraron la manera de ignorarlo todo para morir dentro de si mismos.

No Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.